Too Good To Go levanta 6 millones de euros para acelerar su lucha contra el desperdicio de alimentos

2019-02-07 00:00:00

Too Good To Go (www.toogoodtogo.es), la aplicación que lucha contra el desperdicio de alimentos, anuncia que ha cerrado una ronda de financiación de 6 millones de euros con la misión principal de acelerar el crecimiento de su movimiento que tiene como objetivo eliminar el despilfarro de comida en el mundo.

Esta nueva inyección de capital ha sido participada por un grupo de inversores privados y el consejo de administración, incluyendo a Preben Damgaard, cofundador de Navision (que se vendió a Microsoft en 2002), Mike Lee, fundador y antiguo CEO de MyFitnessPal, y Jesper Lindhardt, antiguo COO de Trustpilot. Con todo ello, la compañía ya ha logrado en sus primeros dos años de trayectoria una inversión total de 16 millones de euros. Ahora, gracias a esta última ronda de financiación, Too Good To Go podrá impulsar sus planes de expansión internacional que le llevarán a aterrizar en cuatro países nuevos este año y alcanzar la meta de los 100 millones de packs de comidas salvadas para 2020.

Too Good To Go es la app líder en Europa contra el desperdicio de alimentos. Se trata de una aplicación que conecta a establecimientos con excedente de comida diario tales como restaurantes o supermercados, entre otros, con millones de usuarios que salvan packs con esa comida de calidad a precio reducido, en su mayoría entre 2 y 5 euros, evitando que sea desperdiciada. Desde su lanzamiento en 2016, la aplicación ya cuenta con más de 7,5 millones de usuarios en 9 países de Europa y más de 15.000 establecimientos colaboradores entre los que se encuentran también grandes firmas como Carrefour, Accor Hotels, YO! Sushi, Mandarín Oriental y Scandic.

Además, esta semana la compañía ha alcanzado el hito de los 10 millones de packs de comida salvados gracias a los millones de usuarios que han evitado que esos alimentos aptos para consumir fueran desperdiciados. Esto significa que gracias a Too Good To Go se ha logrado que 10.000 toneladas de alimentos no fueran desechados y se ha ahorrado la emisión de 20.000 toneladas de CO2 derivadas de la producción y el desperdicio de los alimentos, una de las principales causas del cambio climático.

Mette Lykke, CEO de Too Good To Go, ha señalado que "la realidad es que tirar alimentos perfectamente comestibles es una práctica habitual en las empresas alimentarias. Nosotros les damos la oportunidad y la flexibilidad de ofrecer cualquier cosa que aún sea apta para comer y venderla a los consumidores a un precio más bajo. Con ello ganan los establecimientos porque reducen los residuos, adquieren clientes e incrementan los ingresos, también ganan los consumidores porque consiguen excelentes alimentos a un precio reducido, y obviamente gana el medio ambiente, que es nuestra principal motivación".

Grandes planes para España

Esta nueva ronda de inversión será también un impulso para el desarrollo de la compañía en el mercado español. Too Good To Go aterrizó en España en septiembre de 2018 y ya está presente en Madrid, Barcelona, Bilbao y Salamanca, con más de 90.000 usuarios, más de 400 establecimientos asociados y más de 19.000 packs de comida salvados. “Gracias a esta inyección de capital seguiremos con nuestro ambicioso plan de expansión por el mercado español con el objetivo de estar presentes en al menos 10 de las principales ciudades españolas para finales de este año y superar el medio millón de comidas salvadas”, señala Oriol Reull, country manager de Too Good To Go en España.

La ambición de crear un movimiento mundial

Un tercio de todos los alimentos que se producen en la actualidad se están desperdiciando. La ambición de la compañía es crear un movimiento mundial para abordar este problema. Actualmente, la empresa, que cuenta con más de 200 empleados en toda Europa, ya está produciendo cambios como parte de su movimiento para acabar con los residuos de alimentos. Un ejemplo está siendo el de Francia, donde Too Good To Go está pidiendo que se cambie la fecha de vencimiento del etiquetado de los productos pasando de poner “Mejor consumir antes de” a “Mejor consumir antes de, pero se puede consumir después de” para reducir el desperdicio de comida en casa. Hasta la fecha, 60.000 personas han firmado la petición con el apoyo público de la cadena de supermercados Carrefour.