Too Good To Go aterriza en Salamanca para luchar contra el desperdicio de alimentos

hace 8 meses

Cada año 7,7 millones de toneladas de alimentos terminan en la basura en España, siendo ya el séptimo país de la Unión Europea que más comida desperdicia. Un problema social y ambiental del que no se libra ninguna ciudad y al que ahora Salamanca va a poder plantar cara. Too Good To Go (www.toogoodtogo.es), el movimiento europeo que lucha contra el desperdicio de alimentos, aterriza en la capital salmantina para poner solución al despilfarro de comida en la región.

Too Good To Go es una app móvil a través de la cual se pone en contacto a restaurantes, supermercados, fruterías, panaderías, entre otros establecimientos que al final del día tienen excedente de comida con personas que pueden salvar esa comida de calidad de última hora a precio reducido. De esta manera se evita el desperdicio al tiempo que se protege al medio ambiente. “Nuestro objetivo es conseguir que comida producida sea igual a comida consumida y que ningún alimento que esté en perfecto estado termine en la basura”, explica Oriol Reull, country manager de Too Good To Go en España.

La aplicación aterrizó en España en septiembre de 2018 bajo el lema #Lacomidanosetira y desde hoy está disponible en Salamanca. Se trata de la primera incursión de la compañía en Castilla y León, después de haber aterrizado ya en Madrid, Barcelona y Bilbao donde la acogida que está recibiendo es muy buena. “Ya tenemos más de 60.000 usuarios y varios centenares de establecimientos luchando contra el desperdicio en los que en solo cuatro meses se han salvado más de 12.000 packs de comida”, señala Reull.

En Salamanca, Too Good To Go ya se ha lanzado con varios establecimientos entre los que se encuentran Pastelerías La Madrileña de Alba, Buffet, CM supermercado, entre otros muchos. También se ha unido el hotel ibis que ha sido el primer hotel en sumarse a esta iniciativa sostenible en Salamanca. En palabras de su Director, Alberto Pérez, “estamos encantados de participar pues va muy en línea con uno de los objetivos del programa de desarrollo sostenible de AccorHotels, Planet 21 que es precisamente la reducción de desperdicios alimentarios en los hoteles. Esta unión a Too Good To Go nos permitirá como hotel optimizar el proceso de una forma ágil e innovadora.”

La app está disponible en iOS y Android, la descarga es gratuita y es muy sencilla de usar. Al abrirla, el usuario ve los establecimientos que tiene a su alrededor y puede empezar a salvar sus packs de comida favoritos. Todo ello a precios reducidos que en su mayoría rondan entre los 2 y 5 euros. Estos packs son sorpresa ya que su contenido depende del excedente que el establecimiento tenga cada día, “con la garantía de que todos los productos son de calidad, frescos y mayormente han sido elaborados en el mismo día. Su única pega es que al final de la jornada no han sido vendidos, pero son totalmente aptos para su consumo”, apunta el responsable. El pago se hace a través de la app y el pedido se recoge en el establecimiento según el horario establecido.

Con esta plataforma, Salamanca reforzará su compromiso como ciudad más sostenible y responsable con el medio ambiente. “El desperdicio de alimentos es la tercera fuente generadora de CO2 en el mundo. Salvar un pack de comida en Too Good To Go equivale a ahorrar el CO2 que emite un coche tras haber recorrido 7,9 kms o el que se emitiría si dejamos la luz encendida toda una semana”, concluye Reull. En los próximos meses la compañía seguirá expandiendo su movimiento por otras ciudades castellanoleonesas como del resto del país.

La idea surgió en Dinamarca en 2016 durante un buffet libre en el que sus fundadores vieron que toda la comida que no se había consumido al final del evento pero que estaba en perfecto estado iba directa a la basura. Decidieron que había que hacer algo para cambiar esa situación y crearon Too Good To Go que a día de hoy está presente con éxito en 9 países europeos, cuenta con más de 7 millones de usuarios y más de 15.000 establecimientos asociados plantando cara al desperdicio alimentario en los que ya se han salvado más de 9 millones de packs.