El movimiento Too Good To Go llega a Vitoria-Gasteiz para combatir el desperdicio de alimentos

hace 4 meses

Se estima que en Euskadi se tiran cada año alrededor de 350.000 toneladas de alimentos. Esto supone un despilfarro de unos 159 kilos por habitante. Teniendo en cuenta estas cifras llegamos a la conclusión de que solo en la provincia de Álava se estarían desperdiciando alrededor de 52.000 toneladas de comida al año. Una cantidad elevada que ahora puede reducirse gracias a que Too Good To Go (www.toogoodtogo.es), el movimiento europeo que está luchando contra el desperdicio alimentario, ha aterrizado en Vitoria-Gasteiz para evitar que se tire comida en buen estado y minimizar el impacto medioambiental de tanto despilfarro.

Esta iniciativa llega a la capital alavesa bajo el lema #Lacomidanosetira. A través de una app móvil, Too Good To Go da la posibilidad a restaurantes, hoteles, panaderías, fruterías y demás comercios de vender el excedente diario de comida a través de la app y que los usuarios puedan salvar packs con esa comida de calidad a precio reducido. De esta forma se evita desperdiciar comida que de otra manera habría acabado en la basura al final del día y se reduce el impacto ambiental. “El desperdicio de alimentos es a día de hoy la tercera fuente generadora de CO2 en el mundo, solo por detrás de China y Estados Unidos. En Too Good To Go luchamos para que ningún alimento que esté en buen estado se vaya a la basura y ayudar a la conservación del planeta”, comenta Oriol Reull, director de Too Good To Go en España.

Con Vitoria-Gasteiz, Too Good To Go ya está presente en las tres capitales vascas. La aplicación ya cuenta con algo más de 100 establecimientos de toda Euskadi que están luchando contra el desperdicio de comida. Una buena acogida que se ha repetido también en otras provincias españolas como Madrid, Barcelona o Valencia. “Actualmente contamos con más de 300.000 usuarios de toda España y alrededor de 1.000 establecimientos en los que en poco más de 8 meses desde que nos lanzamos se han salvado más de 100.000 packs de comida”, explica Reull.

En el caso de Vitoria-Gasteiz, Too Good To Go se ha lanzado con una veintena de establecimientos entre los que se encuentran algunos como Velvet Bakery, Fruterías Délika, Panaderías Bértiz, Bar La Presumida y Black Salad, entre otros. “Hemos comenzado por la capital pero la idea es ir más allá y pronto se irán sumando más establecimientos de otras localidades de la región”, explica el responsable.

La aplicación está disponible para iOS y Android. Cuando el usuario abre la app ve los establecimientos que tiene a su alrededor para salvar sus packs sorpresa de comida preferidos a precio reducido que oscilan entre los 2 y 5 euros. El contenido de estos packs siempre es sorpresa ya que depende del excedente que cada día tienen los establecimientos, “pero son productos de calidad, frescos y muchos de ellos elaborados el mismo día”, señala el responsable de la app. Al comprar su pack, el usuario paga a través de la aplicación y ya solo tiene que ir a recogerlo al establecimiento a la hora de indicada.

Gracias a esta iniciativa se contribuye a generar un impacto positivo para el planeta. “Cada vez que salvamos un pack de comida en Too Good To Go estamos ahorrando el equivalente a las emisiones de CO2 de un coche tras recorrer 7,9 kilómetros o las emisiones provocadas por dejar la luz de casa encendida durante toda una semana”, añade Reull. Desde que llegaran a España, la compañía ya ha logrado evitar la emisión de más de 200.000 kilos de CO2 al medio ambiente.

La idea surge en Dinamarca en 2016 cuando un grupo de amigos que estaban disfrutan de un buffet en un restaurante ven cómo al final del mismo toda la comida que había sobrado se tiraba a la basura. Decidieron que había que poner solución a ese problema y crearon Too Good To Go que a día de hoy está presente en 11 países europeos, cuenta con más de 9 millones de usuarios y más de 18.000 establecimientos asociados plantando cara al desperdicio alimentario en los que ya se han salvado más de 13 millones de packs.