El movimiento europeo Too Good To Go llega a La Coruña para combatir el desperdicio de comida en la provincia

hace 5 meses

Miles de toneladas de comida acaban en la basura a diario en todo el mundo. Solo en Galicia se estima que anualmente se tiran más de 170.000 toneladas de comida, según datos extrapolados de un informe sobre desperdicio alimentario de la Comisión Europea. Esto se traduce en que cada gallego y gallega desperdicia algo más de 62 kilos anuales de alimentos. Sin duda, se trata de un enorme problema que ocasiona un importante daño medioambiental contra el que hay que actuar.

Por esta razón, para evitar que la comida se siga tirando y reducir el impacto ocasionado al medio ambiente con tanto desperdicio, ahora los coruñeses y coruñesas tienen una solución a su alcance. Too Good To Go (www.toogoodtogo.es), el movimiento que está luchando contra el desperdicio de alimentos en Europa, ha aterrizado en La Coruña.

Bajo el lema #Lacomidanosetira, la app móvil Too Good To Go da la posibilidad a restaurantes, hoteles, panaderías, fruterías y demás comercios de alimentación vender el excedente diario de comida a través de la aplicación y que los usuarios puedan salvar packs con esa comida de calidad a precio reducido. De esta forma se evita desperdiciar comida que de otra manera habría acabado en la basura al final del día. “El desperdicio alimentario es ya la tercera fuente generadora de CO2 en el mundo, una de las causas principales del cambio climático. Con Too Good To Go queremos que ningún alimento que esté en buen estado se vaya a la basura, evitando la huella de ese despilfarro para cuidar el medio ambiente”, comenta Oriol Reull, director de Too Good To Go en España.

La Coruña es la primera provincia gallega que forma parte de este movimiento que ya funciona con éxito en otras regiones españolas como Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Sevilla, entre otras. “Llegamos a España en septiembre de 2018 y la acogida ha sido muy positiva. Los españoles cada vez demandamos más soluciones para ser sostenibles y prueba de ello es que nuestra comunidad está formada ya por más de 200.000 waste warriors españoles y más de 800 establecimientos colaborando en los que se han salvado ya más de 50.000 packs de comida en nuestro país”, explica Reull.

Entre los establecimientos coruñeses que ya se han unido a esta iniciativa se encuentran algunos como Lola Organic, Bo Pizza, La Tienda de Lino, Horta + Sá, Sabores, A Factoría Verde, entre otros “y pronto se añadirán más comercios no solo en la capital, sino en las localidades cercanas y el resto de provincias gallegas”, explica el responsable.

La aplicación está disponible para iOS y Android. Cuando el usuario abre la app ve los establecimientos que tiene a su alrededor para salvar sus packs sorpresa de comida preferidos a precio reducido que oscilan entre los 2 y 5 euros. El contenido de estos packs siempre es sorpresa ya que depende del excedente que cada día tienen los establecimientos, “pero son productos de calidad, frescos y muchos de ellos elaborados el mismo día”, señala el responsable de la app. Al comprar su pack, el usuario paga a través de la aplicación y ya solo tiene que ir a recogerlo al establecimiento a la hora de indicada.

Gracias a esta iniciativa entre todos contribuimos a tirar menos comida y generar un impacto positivo. “Cada vez que salvamos un pack de comida en Too Good To Go estamos ahorrando el equivalente a las emisiones de CO2 de un coche tras recorrer 7,9 kilómetros o las emisiones provocadas por dejar la luz de casa encendida durante toda una semana”, añade Reull. Desde que llegaran a España, la compañía ya ha logrado evitar la emisión de más de 120.000 kilos de CO2 al medio ambiente.

La idea surge en Dinamarca en 2016 cuando un grupo de amigos que estaban disfrutan de un buffet en un restaurante ven cómo al final del mismo toda la comida que había sobrado se tiraba a la basura. Decidieron que había que poner solución a ese problema y crearon Too Good To Go que a día de hoy está presente en 10 países europeos, cuenta con más de 9 millones de usuarios y más de 18.000 establecimientos asociados plantando cara al desperdicio alimentario en los que ya se han salvado más de 12 millones de packs, ahorrando más de 25.000 toneladas de CO2 al planeta.