Europa

Europa se lo toma en serio 

La Unión Europea actualmente desperdicia 88 millones de toneladas de comida al año (Fusions 2016). Por tanto, la Comisión Europea y el Parlamento están ahora liderando a los Estados Miembros hacia una economía circular y de residuo cero, donde muchos países ya están fijando ambiciosos objetivos para reducir el desperdicio de alimentos a la mitad a lo largo de toda la cadena de suministro para el 2030.


La Comisión Europea

Desde el 2012, la UE ha perseguido activamente un acuerdo para reducir el desperdicio de alimentos entre sus Estados Miembros (European Parliament, 2012). La prevención del desperdicio de alimentos es una parte integral del nuevo Plan de Acción para la Economía Circular de la Comisión Europea (European Parliament, 2015) que dirige Europa en una transición hacia la economía circular. Por tanto, "busca cada oportunidad para prevenir el desperdicio de alimentos mientras busca fortalecer la sostenibilidad de todo el sistema alimentario".


"Queremos apoyar la lucha contra el Cambio Climático (...), salvar nutritiva comida para su distribución entre la gente que más lo necesite (...) al igual que ahorrar dinero a los agricultores, compañías y hogares" 

European Commission, 2019


La Plataforma Europea para luchar contra las pérdidas y desperdicio de alimentos (EU Platform on Food Losses and Food Waste) establecida en 2016, tiene como objetivo de apoyar a todas las partes en la definición de las medidas necesarias para evitar el desperdicio de alimentos, compartir las mejores prácticas y evaluar el progreso realizado a lo largo del tiempo entre los diferentes interesados (European Commission, 2019).  La modificada Directiva sobre los residuos (adoptada el 30 de mayo de 2018) llama a la acción a los países europeos para reducir el desperdicio de alimentos en cada parte de la cadena de suministro, monitoreando los niveles de desperdicio y reportando los progresos (European Parliament, 2018). La legislación también anima a donar alimentos y otras formas de distribución para consumo humano, priorizándolo ante el suministro para animales y el procesado a productos no alimenticios. Además, la UE ahora anima a sus países a utilizar una metodología común para medir el desperdicio de alimentos a lo largo de toda la cadena de suministro (European Commission, 2019).

Para impulsar una mayor acción entre los Estados Miembros se creó EU Fusions, por una Europa más eficiente en cuestión de recursos (EU Fusions, 2019). Así, proporcionan recomendaciones y directrices para un marco común de la política Europea de residuos alimentarios que exigía que las declaraciones políticas de alto nivel se tradujeran en medidas suficientes a través de  potentes iniciativas y legislación (EU Fusion, 2016). Sin embargo, los objetivos obligatorios e implementaciones concretas todavía deben indicarse y, por tanto, la Corte Europea de Auditores en su informe más reciente ha reiterado que las acciones hechas hasta ahora no son suficientes y que la estrategia Europea contra el desperdicio debe fortalecerse y coordinarse mejor (European Court of Auditors, 2016).  



El foco de cada país

Francia

Por muchos años, Francia ha presionado a sus líderes políticos a tomar acción (Assemblée Nationale, 2015) en el problema de las pérdidas y desperdicio de alimentos por medio de varias políticas (NRDC, 2015). En Febrero de 2016, se convirtió en el primer país del mundo en aprobar una legislación para prohibir a los supermercados a desperdiciar la comida no vendida.


"La ley no ha resuelto todo (...) pero ahora tiene que ir más allá, como hacia la educación y la sensibilización sobre la lucha contra el desperdicio de alimentos". 

Guillaume Garot, Member of the National Assembly of France


Desde entonces, los supermercados (que midan más de 400 metros cuadrados) deben firmar un acuerdo con una o más organizaciones para redistribuir sus productos no vendidos, y evitar multas de hasta 75.000€(Legifrance, 2016). Ahora, líderes políticos planean llevar la ley a escuelas, comedores y otras entidades (Franceinfo, 2019). La nueva legislación ha sido en muchos aspectos un caso de éxito. El 98% de todos los supermercados implicados donan sus productos no vendidos, donde se encuentran productos perecederos como lácteos, frutas y verduras, que constituyen la mayor parte de las más de 10 millones de comidas distribuidas desde entonces. (Le Parisien, 2019). Además, los distribuidores ahora ponen más atención a re-evaluar sus productos a través de sus acciones (IPSOS, 2018) como en la gestión del almacén, las ofertas de productos en tienda, las fechas en el etiquetado y nuevas potenciales colaboraciones (LSA, 2018). Se ha establecido un foco particular en la calidad de productos que se donan, los problemas de logística en cómo se llevan los productos de la donación a las organizaciones benéficas, y el problema del "gaspi-washing" donde la responsabilidad de desechar productos no elegibles para donaciones se transfiere al donatario (Agra, 2019; Actu Environnement, 2018).



Italia

Para poder alimentar a las estimadas 10 millones de personas que viven bajo condiciones de pobreza en Italia, se firmó una nueva ley (Interreg, 2019) para incentivar a los negocios a donar su excedente de alimentos y repartir "bolsas familiares" con la comida sin terminar en restaurantes (The Local, 2016). En general el objetivo de esta legislación es promover la recuperación y donación del excedente de alimentos con fines caritativos, primero para consumo humano, después para consumo animal y finalmente, compostaje (Zero Waste Europe, 2016).


"Estamos poniendo más fácil a las compañías donar que desperdiciar" 

Maurizio Martina, Member of Italian Chamber of Deputies


A nivel de ciudad, Milán lidera el camino con sus directrices integrales de Política Alimentaria, con el objetivo de reducir el excedente y el desperdicio de alimentos durante las diferentes etapas de la cadena alimentaria para ayudar a prevenir las desigualdades sociales, ambientales y económicas. (Comune Milano, 2015). Con esta medida, a)reduce el impuesto a los residuos en un 20%, a favor de aquellas empresas de alimentos (supermercados, restaurantes, cantinas, productores, etc.) que donan sus pérdidas de alimentos a organizaciones benéficas y b) anima a los comedores escolares a asociarse con un banco de alimentos. Además, el alcalde de Milán decidió lanzar un protocolo internacional destinado a abordar los problemas relacionados con los alimentos a nivel urbano a través del Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán. (MUFP, 2019). Un proyecto llamado "Milano Recycle City" se puso en marcha para promover las mejores prácticas y comunicar sobre la recogida a los ciudadanos y otras partes interesadas. (Comune Milano, 2015).



Alemania

En Febrero de 2019, el Gobierno Alemán lanzó su estrategia nacional sobre el desperdicio alimentario, transmitiendo su objetivo de reducir el desperdicio de alimentos a la mitad en todas las fases de la cadena para 2030 (BMEL, 2019). Varios estados federales han empezado sus propios programas e iniciativas en la lucha contra el desperdicio de alimentos (WWF, 2018).


"Hemos incluido a todas las partes involucradas a lo largo de la cadena de suministro en esta discusión, ya que el desperdicio de alimentos ocurre en todas partes"
Julia Klöckner, Ministro Federal de Agricultura y Protección al Consumidor


El actual documento de política vigente es el programa de prevención de residuos del Gobierno Federal con la participación de los Estados Federales. (BMU, 2013). Incluye medidas voluntarias con el objetivo de prevenir los residuos en Alemania, incluyendo el desperdicio de alimentos. Para movilizar aún más a la población, el Gobierno lanzó los programas de 'Zu Gut für die Tonne' (demasiado bueno para la basura) (BMEL, 2019) y 'Lebensmittel wertschätzen' (Comida con Valor (BMEL, 2019).

¿Sabías que Too Good To Go ganó el Premio Nacional 'Zu Gut für die Tonne' 2019? Descubre más aquí.



Dinamarca

En su estrategia "Denmark without Waste" (Dinamarca sin residuos), el Gobierno Danés estableció sus objetivos de reciclar el 50% del residuo de los hogares para el año 2022 (The Danish Government, 2015; The Danish Government, 2013). En esta estrategia se incluye reducir el desperdicio de alimentos evitable a lo largo de la cadena de suministro.


"Cuando la comida se desperdicia, desperdiciamos dinero y recursos. Reducir las prácticas que generan desperdicio es simplemente de sentido común, desde un punto de vista empresarial como ambiental" 

Jakob Ellemann-Jensen, Ministro Danés de Medio Ambiente y Alimentación


También se han llevado a cabo varias iniciativas para reducir el desperdicio de alimentos evitable en los últimos años, con el más notable centrado en el movimiento 'Stop Spild Af Mad' ("Basta de Desperdiciar Comida") que ayudó a reducir el desperdicio de alimentos en un 25% entre 2010 y 2015 (UNRIC, 2015).



España

En 2012, AECOC lanzó una campaña con el objetivo de difundir las buenas prácticas, fomentar la colaboración entre las partes interesadas y aumentar la conciencia pública (Alimentacion sin Desperdicio, 2019)En cinco años, España ha reducido el desperdicio de alimentos en un 30%, mientras que el número de donaciones ha aumentado en un 13%.

"La lucha contra el desperdicio de alimentos debe ser un objetivo nacional alcanzado por toda la sociedad. Todos debemos preocuparnos y trabajar por ello debido a sus consecuencias ambientales, sociales, económicas y sostenibles".

  Raúl Moreno, Diputado Socialista Catalán


La estrategia nacional 'Más alimento, menos desperdicio' se lanzó con el objetivo de fomentar la transparencia, el diálogo y la coordinación entre los agentes de la cadena alimentaria y las administraciones públicas, y desarrollarse de manera organizada, coordinada y estructurada. Acciones que impulsan un cambio real en las actitudes, procedimientos de trabajo y sistemas de gestión de los agentes de la cadena "(MAPA, 2013). Hoy en día, España está trabajando en la nueva etapa de la estrategia (MAPA, 2017) al presentar una fórmula similar a la adoptado en Italia, otorgando incentivos fiscales y concesiones regulatorias (D + I & AMO, 2018), así como el establecimiento de un 'Observatorio de la Alimentación'.

En Galicia, el gobierno está trabajando en la 'Ley de residuos y suelos contaminados', que también impulsará la agenda de prevención y reutilización contra el desperdicio de alimentos. Además, el gobierno local estableció un Plan de xestión de residuos urbanos de Galicia (PXRUG), mostrando que la región está comprometida a combatir el desperdicio de alimentos localmente (Xunta de Galicia, 2019). En Castilla-La Mancha, un decreto regional promoverá un sello oficial que distinguirá a las empresas y productores que contribuyan voluntariamente a la lucha contra el desperdicio de alimentos. En Cataluña, el gobierno ha impulsado un nuevo "Plan de Acción contra el Desperdicio de Alimentos" (ARC, 2018). ¿Más buenas noticias? Too Good To Go España ha sido aceptado como miembro activo del Comité Estratégico de Cataluña contra el desperdicio de alimentos.



Reino Unido

En Reino Unido, con muchos esfuerzos han adoptado objetivos para reducir el desperdicio de alimentos en hogares a nivel nacional. La campaña del Programa de Acción por los Residuos y Recursos "Waste & Resources Action Programme (WRAP)"  ‘Love Food, Hate Waste’ ha conseguido una reducción del 17%  (WRAP, 2015) de residuo evitable en los hogares en 2015 comparado con 2007. A través del nuevo Courtauld Commitment 2025, WRAP trabajará con los signatarios del acuerdo para investigar el potencial de nuevas formas de ayudar a millones de personas a reducir el desperdicio de alimentos en el hogar.


"El desperdicio de alimentos es un escándalo económico, ambiental y moral"

  Michael Gove, Secretario de Estado de Medio Ambiente y Asuntos Rurales de Reino Unido


El gobierno ha presentado planes para revisar y ajustar el sistema de gestión de residuos en Inglaterra, Irlanda del Norte y Escocia para impulsar la economía circular y conseguir cumplir su visión de erradicar el desperdicio de alimentos en los vertederos para 2020 (Vision2020, 2019). Más recientemente, Ben Elliot fue nombrado como el primer voluntario Campeón de Excedentes y Desperdicio de Alimentos del año por el Secretario de Medio Ambiente Michael Gove para establecer acciones adicionales.


Suiza

Las iniciativas locales han impulsado la colaboración y diálogo entre varias figuras clave del gobierno y la industria para movilizar esfuerzos y educar al público (BLW, 2019; Foodwaste.ch, 2019). Hasta ahora, los planes han ido acercando al país a desarrollar una economía verde (BAFU, 2019).


"Nuestra mentalidad de desperdicio conduce a una demanda innecesaria de recursos escasos como el suelo, el agua y los combustibles fósiles".

  Martina Blaser, BAFU - Departamento de Economía y Medio Ambiente


En Marzo de 2019, se adoptó una resolución para reducir el desperdicio de alimentos en un 50% para 2030. El Consejo Federal preparará un plan de acción para alcanzar ese objetivo que luego lo presentará al Parlamento suizo. (Le Temps, 2019).



Bélgica

Desde 2015, Bélgica ha establecido diversas iniciativas y objetivos a nivel regional y ciudadano. Bruselas tiene un importante punto de vista en la política de la UE y la ciudad ya ha puesto en marcha su estrategia local "Good Food", para reducir el desperdicio de alimentos en un 30% para 2020.


"Los hogares valones desperdician entre 14 y 23 kilogramos por habitante, lo que representa una pérdida financiera estimada en 174 euros anuales"

Carlo Di Antonio, René Collin y Maxime Prévot, Ministros Valones


La región Valona (parte francófona de Bélgica) lanzó el plan ‘Regal’ con el objetivo de reducir el desperdicio de alimentos a un 30% a lo largo de toda la cadena de suministro entre 2015 y 2025 (One Planet Network, 2019). A principios de 2015, la región Flamenca desarrolló un programa para reducir el desperdicio de alimentos a lo largo de la cadena en un 15% para 2020, incluyendo 57 acciones (Vlaanderen, 2015).



Países Bajos

El Gobierno Holandés se ha comprometido abiertamente a apoyar a las organizaciones, empresas e instituciones generadoras de conocimiento a reducir el desperdicio de alimentos en un 50% entre los hogares, compañías y la industria de servicios alimentarios para 2030 (Rijksoverheid, 2018)


"Un menor desperdicio permitirá una reducción significativa en las emisiones de CO2 al mismo tiempo que ahorro de dinero. En resumen, será bueno tanto para el medio ambiente como para las finanzas ".

  Carola Schouten, Ministra de Agricultura, Naturaleza y Calidad Alimentaria


En enero de 2017  La Taskforce Holandesalanzó una coalición de empresas entre toda la cadena de suministro de alimentos, autoridades nacionales y locales en colaboración con la iniciativa Samen tegen Voedselverspilling (“Juntos contra el desperdicio de alimentos") (Champions 12.3, 2019). Las diferentes organizaciones e instituciones trabajan conjuntamente para llegar a soluciones innovadoras para prevenir y reducir el desperdicio de alimentos en toda la cadena alimentaria. (Nederland Voedselland, 2018)El objetivo es contribuir a la prevención y reducción del desperdicio de alimentos y que los Países Bajos se conviertan en un líder internacional en la valorización de las corrientes residuales agroalimentarias (Wageningen University & Research, 2019)En los próximos 4 años, el gobierno lanzará un presupuesto de 7 millones de euros para lograr esta ambición (Rijksoverheid, 2018).



Noruega

En 2013 se introdujo el Plan Nacional de Gestión de Residuos y Plan de Prevención "de residuo a recursos" (EU Fusions, 2016). En todo el país, se ha iniciado una amplia gama de iniciativas, proyectos I+D y acciones desde entonces.


"Nuestro acuerdo está abriendo nuevos caminos y estamos estableciendo ambiciosos objetivos de reducción".

  Vidar Helgesen, anterior Ministro de Clima y Medio Ambiente


Noruega logró reducir la cantidad de desperdicio de alimentos en un 13% desde 2015-2017 y ha establecido sus ambiciones de reducirlo a la mitad para 2030 (Ministry of Climate and Environment, 2017) incentivando a las empresas a unirse a un acuerdo voluntario de la industria (Matvett, 2019).



¿Quieres saber más sobre el desperdicio alimentario? Haz click aquí.