Asia y Oceanía

Ambos continentes están apoyando países que ahora son líderes en la lucha contra el desperdicio alimentario

Asia se enfrenta a grandes retos en relación a la infraestructura y tecnología del principio de la cadena de suministro, mientras que Oceanía se centra en educar al público en el impacto de sus acciones. Ambos continentes se han dado cuenta de que políticas de residuos efectivas les llevarán a alcanzar mayor sostenibilidad.

Australia

Los consumidores australianos tiran alrededor de 3.1 millones de toneladas de comida al año—cerca de 17.000 jumbo 747 jets, mientras que otros 2.2 millones de toneladas son desperdiciadas dentro del sector comercial e industrial (Department of the Environment and Energy, 2017). La Estrategia Nacional Australiana por el Desperdicio de Alimentos propone una infraestructura para apoyar la acción colectiva de reducir a la mitad el desperdicio de alimentos para 2030 (Australian Government, 2017). La Normativa de Residuos Nacional  (Australian Government, 2018) pone más énfasis para gestionar el desperdicio de alimentos (Department of the Environment & Energy, 2018) y trabajar juntos por los objetivos comunes (Department of the Environment & Energy, 2017). Este enfoque busca "reducir el residuo orgánico, incluyendo la jardinería y el desperdicio de alimentos, evitando su generación y apoyando la diversificación más allá del vertedero hacia suelos y otros usos, apoyado en infraestructura propia". La ciudad de Syndey ha fijado recientemente su objetivo de residuo cero para 2030. En 2016, la ciudad llegó a desviar un 69% de los residuos del vertedero y ahora quiere ir más allá y reducir la cantidad que envían a los vertederos expandiendo sus servicios hasta incluir una recolección residencial (City of Sydney, 2016).



Corea del Sur

Según el Ministerio de Medio Ambiente, un surcoreano tira de media 930 gramos de basura cada día, de donde un 40% es desperdicio de alimentos. Esto equivale a 130 kilos per capita de desperdicio al año (Korea Expose, 2018). El objetivo del gobierno Coreano es establecer una política mixta orientada a la gestión de residuos y su recuperación, y un cambio en la cultura de la alimentación (Legislative Council Secretariat, 2012)

Desde 2001, el movimiento residuo cero de Corea (the Korea Zero Waste Movement Network (KZWMN)) empezó a operar. La red está formada por miembros del gobierno, la comunidad local y empresas que buscan reducir el desperdicio de alimentos en un 20%. Ahora, el país recicla un 95% de su desperdicio de alimentos (WEF, 2019). Tan solo en Seúl, el volumen de residuos a descendido un 10%, o más de 300 toneladas al día, comparado con hace cuatro años, gracias al uso de un sistema centralizado RFID en los hogares de recolección de desperdicio de alimentos. Seúl ha aumentado sus esfuerzos en minimizar el desperdicio de alimentos, a través de una implementación de un sistema de depósito de desperdicio de alimentos a lo largo de la ciudad (Seoul Solution, 2016).



¿Quieres saber más sobre desperdicio de alimentos? Haz click aquí.