¿Qué es el desperdicio de alimentos?

El desperdicio de alimentos es noticia

Aunque se haya investigado mucho sobre el tema, todavía no existe un claro consenso sobre cómo definir o cuantificar concretamente el desperdicio de alimentos. Por eso, hemos recopilado tanto diferentes definiciones y datos como nuestra propia opinión al respecto:

Definiciones

  • “Pérdida de alimentos”: aquella disminución de la cantidad y cualidad de la producción agrícola, forestal y pesca destinada al consumo que finalmente no llegan a ser consumidas. Las pérdidas de alimentos ocurren a lo largo de toda la cadena de suministro, desde la recolección y siembra hasta el almacenamiento y procesado o transporte  (FAO, 2017)
  • "Desperdicio de alimentos": todos aquellos alimentos listos y seguros para su consumo que son descartados o dejados de lado a nivel de consumidor - sin importar la causa  (HLPE, 2014)
  • "Pérdida y desperdicio de alimentos": una reducción a cualquier nivel de la cadena de producción y consumo de alimentos, en masa o cantidad, de la comida destinada al consumo (FAO, 2017)

Como no hay definición correcta o incorrecta para hacerlo más sencillo hemos decidido nombrar al problema, desde la agricultura al consumidor: desperdicio de alimentos.

¿Cuánto es incomestible o inevitable?

No hay una respuesta exacta. El desperdicio inevitable proviene de la comida que no se puede consumir, como huesos, cáscaras de huevo o la piel de piña (Buchner et al. 2012).

Sin embargo, existen diferencias culturales a la hora de interpretar si los alimentos eran o no comestibles, y no hay consenso respecto a cuánto desperdicio alimentario era realmente comestible según el porcentaje de comida desperdiciada. Por tanto, muchos investigadores y estadísticos han decidido incluirlo todo dentro de la categoría de desperdicio de alimentos para sus estudios.

En nuestra opinión, todos los componentes de la comida (es decir, todo el alimento) requiere recursos a lo largo de toda la cadena y, por tanto, cada parte del alimento que acabe en el vertedero producirá emisiones negativas para el medio ambiente. Por lo tanto, toda la comida desperdiciada, sea comestible o no, es un problema para el planeta.

¿Cómo lo medimos?

Actualmente ¡acumulamos una gran montaña de basura! De la cantidad total global de residuos, un 44% consiste en comida y fracción vegetal, un alto porcentaje de desperdicio alimentario (World Bank, 2018).

En términos de peso:

  • Aproximadamente, un tercio de la comida producida en el mundo para consumo humano se pierde o desperdicia cada año (Gustavsson et al., 2011) — equivalente a 1.6 billones de toneladas (BCG, 2018)
  • Esto significa que, en un año, se pierden 51 toneladas de comida al segundo (BCG, 2018)
  • El desperdicio de alimentos aumentará un tercio para 2030, por lo que entonces serán 2.1 billones de toneladas de comida perdida o desperdiciada, el equivalente a 66 toneladas por segundo (BCG, 2018)

En términos de kilocalorías:

  • Actualmente, una de cada cuatro calorías de comida destinadas al consumo no son finalmente consumidas (Lipinski et al., 2013)
  • Esto significa que un 25% de las calorías de comida globales son perdidas o desperdiciadas  (Lipinski et al., 2013)