Planea con antelación y sé creativo

El planning es esencial

Planear tus comidas, hacer una lista de la compra y no comprar de más mientras haces la compra puede ayudar drásticamente a reducir el desperdicio de alimentos en casa. Los siguientes trucos te ayudarán a evitar acabar teniendo demasiada comida, lo que suele llevar al desperdicio.



"Comprar de más (comprar cosas que no necesitas, abastecerse de artículos en descuento y oferta o compra impulsiva), comprar de forma no frecuente, y comprar a granel contribuyen al desperdicio de alimentos en casa" 

(Ligon, 2014; WRAP, 2007)

Haz un inventario

Mira qué alimentos tienes en la nevera y despensa. Con un poco de investigación y creatividad puede valer para cocinar grandes platos escondidos en tu cocina, y por tanto no habría necesidad de almacenar más.


Planea tu compra

Comprueba primero los alimentos que necesitan ser consumidos de tu cocina. Después, planea las comidas de la semana lo más que puedas, y haz un listado de la compra con lo que vayas a necesitar para así no comprar nada innecesario.



Congela

Todos sabemos lo difícil que es calcular las porciones exactas de comida cada vez que cocinamos. Por suerte, siempre se pueden congelar las sobras tanto en una gran porción como en más pequeñas para servir en porciones individuales.


Busca inspiración para tus recetas

Hay tantas buenas recetas deliciosas en internet y en los libros de cocina, que una vez compruebes lo que haga falta consumir antes de tu nevera puedes ser creativo e inspirarte para crear recetas deliciosas con lo que tengas.



Compra ciertos productos a granel

Tener una buena reserva de productos secos y enlatados en la despensa hace más fácil preparar comidas con el resto de alimentos frescos que tengas en la nevera. Por tanto, es una genial idea comprar estos a granel pero cuida las cantidades a la hora de comprar productos frescos que puedan estropearse más rápido para comprar menos y más frecuente.


Haz comidas con las "sobras" semanales

Las sobras de una semana normalmente dan para una comida completa. Usa la creatividad de nuevo con las sobras semanales para experimentar con nuevos platos - ¡te esperan deliciosas pizzas, ensaladas o quiches!



Cuidado con los descuentos

Es tentador, pero comprando artículos en descuento suele hacer que se compre de más. Evidentemente no significa que no aproveches las buenas ofertas, pero asegúrate de que solo compras lo que verdaderamente necesites.


¡No compres con hambre!

Hacer la compra con el estómago vacío nunca es una buena idea... todos sabemos lo que pasa...