Almacena la Comida Correctamente

Evita que tus alimentos maduren y se estropeen antes de tiempo 

Conocer lo que tienes, dónde lo tienes y cómo se almacena es sin duda la mejor manera de evitar el desperdicio de alimentos en casa. 


"Dos tercios del desperdicio de alimentos en los hogares se debe al deterioro de los alimentos por no haberse consumido a tiempo" 

(NRDC, 2012)


A temperatura ambiente

Muchos alimentos secos y enlatados indican en sus envases las instrucciones de almacenamiento, mientras que los alimentos frescos carecen de ello muchas veces. Por eso, te dejamos por aquí algunos trucos (McGee, 2004):

  • El pan debe guardarse en un ambiente oscuro y seco. Idealmente, en una bolsa hermética o panera
  • Guarda los huevos en un recipiente hermético o en un estante de la nevera, no en la puerta de la misma
  • Las patatas se conservan mejor en un ambiente oscuro y seco
  • La fruta tropical o subtropical como los tomates, plátanos, melones, pimientos o berenjenas deben guardarse a temperatura ambiente 


En nevera

Tener una nevera ordenada es un esfuerzo pero algo muy útil para no despistarse ni olvidarse nada

  • Etiquetar los productos según lo que deba consumirse primero es una manera muy efectiva de organizar la nevera
  • Nunca poner primero los alimentos más nuevos delante y los más antiguos detrás 
  • Intenta dejar un espacio para que el aire circule por todas las partes de la nevera 
  • Si tu nevera está llena, prioriza dejar los alimentos que deban conservarse en frío por razones de seguridad alimentaria
  • No mezcles la fruta, las verduras y la carne para evitar contaminación cruzada


Alarga la vida de tus alimentos entendiendo cómo funcionan las partes de la nevera 

  • Baldas inferiores: carne y pescado
  • Baldas superiores: sobras, bebidas y yogures
  • Cajones de baja humedad: vegetales y zanahorias
  • Cajones de alta humedad: frutas, especias, setas 
  • Puerta: condimentos


En el congelador

Congela las sobras y los alimentos frescos que no vayas a consumir en los próximos días. Extenderá la vida de los alimentos, siempre y cuando no estén caducados, evitando que los microorganismos crezcan y ralentizando la actividad enzimática que hace que los alimentos se echen a perder.

  • Mantén tu congelador a -18°C
  • Divide la comida en porciones individuales para que se pueda descongelar por separado
  • Usa recipientes o envases (mejor de cristal) para envasar los artículos 
  • Etiqueta siempre con el contenido y la fecha cuando lo pongas en el congelador
  • Hacer una lista con lo que tengas congelado es útil para no olvidarte de ello


Cuando descongeles, asegúrate de que se haya descongelado todo completamente. Tendrás que consumirlo en las próximas 24 horas. Puedes descongelar un alimento de tres maneras: con el microondas, en agua fría o en la nevera. 

Recuerda que una vez se haya descongelado bien, tendrás que cocinarlo de inmediato. Si cambias de idea, tan sólo puedes volverlo a congelar si lo has cocinado por completo.