¿Qué alimentos podemos consumir superada la fecha de consumo preferente?

Todos nos hemos encontrado alguna vez un bote de alubias lleno de polvo en la despensa, así como latas de conservas o sobres de levadura olvidados en el armario de la cocina y, muy probablemente, todos ellos tenían algo en común: estaban pasados de fecha. El primer impulso en estos casos suele ser tirarlos a la basura como si fueran a pegarnos algo. Sin embargo, la próxima vez no te asustes tan rápido. Te enseñamos a distinguir entre fecha de caducidad y consumo preferente para evitar que deseches más de lo necesario.

Fecha de caducidad

En primer lugar, la fecha de caducidad es aquella a partir de la cual el fabricante ya no puede garantizar la seguridad alimentaria del producto y NO se deben consumir si se quieren evitar problemas mayores. Ésta se aplica a las etiquetas de productos perecederos como la carne o el pescado.

Fecha de consumo preferente

Sin embargo, no siempre un alimento pasado de fecha supone un riesgo para la salud de las personas. Es el caso de aquellos con fecha de consumo preferente. Una vez ésta se ha superado, el producto solo ha visto alteradas algunas de sus propiedades como el aroma, la textura o el sabor, pero puede consumirse sin riesgo alguno para la salud. Para que no los tires antes de tiempo, hemos hecho una recopilación de algunos productos que siguen siendo perfectamente comestibles una vez alcanzada la fecha de consumo preferente:

  • Comida en lata

La comida enlatada pasa por un proceso de calentamiento extremo que mata las bacterias y esteriliza su contenido, haciendo que sea completamente seguro consumirla incluso años después de su fecha de consumo preferente.

Dato curioso: En 1974, se encontró comida enlatada de un barco que naufragó en 1865. Tras analizarla y, aunque su contenido se había deteriorado estéticamente, ¡los científicos aseguraron que se podía comer sin problema!

Fuente: Pixabay
  • Carne congelada

Toda la carne pierde calidad al ser congelada, pero seguirá siendo más que apta para comer después de la fecha de consumo preferente.

  • Galletas

Las galletas eran uno de los alimentos favoritos de los marineros gracias a su capacidad de mantenerse bien al ser almacenadas durante semanas. Si no han sido abiertas, podrás comerlas semanas después de alcanzar su fecha sin problema.

  • Pan

Si guardas el pan en el congelador, podrás usarlo hasta dos semanas más tarde de cuando lo compraste. Incluso aunque se haya vuelto un poco duro para hacer un sandwich, vendrá genial para los bocadillos de la merienda o unas buenas tostadas en el desayuno.

Fuente: Pixabay

  • Pasta seca

Puedes comer pasta seca incluso tres años después de su fecha de consumo preferente si se ha mantenido conservada en un recipiente cerrado.

  • Queso curado

Las manchas de moho aparecen muy rápido en quesos más blandos, pero con quesos más duros como el cheddar, una opción puede ser cortar la parte mohosa y comer sin ningún problema el resto del queso. ¡No lo desperdicies!

  • Pepinillos

Los pepinillos se conservan de manera que pueden mantenerse en buen estado un largo periodo de tiempo.

  • Verdura congelada

¡Se conserva bien para siempre! Irá perdiendo propiedades y su apariencia puede deteriorarse, pero podrás utilizarlas sin problema.

  • Huevos

Los huevos en la nevera se conservan muy bien pasados su fecha. Puedes comprobar qué tal están metiéndolos en un bol de agua - si se hunden, significa que los puedes comer perfectamente. Si flotan, quiere decir que ha desprendido gases, así que no debes utilizarlos.

Fuente: Pixabay

  • Yogur

Si no se ha abierto, el yogur puede conservarse en buen estado mucho después de su fecha de consumo preferente. La prueba definitiva: tu olfato. ¡Si huele bien, puedes comerlo!

  • Salsa de soja

La salsa de soja contiene grandes cantidades de sal, que es un conservante natural. Si la mantienes bien cerrada, debería estar bien incluso años de sobrepasar la fecha de consumo preferente.

  • Arroz blanco

El arroz blanco está refinado, así que sus conservantes hacen que no se deteriore si se conserva en un contenedor cerrado, aislado del aire exterior. La cristalización natural del almidón en el arroz puede hacer que se endurezca con los años, pero sigue siendo apto para consumirlo. Eso sí, ¡ojo con los gorgojos! Son unos pequeños bichos que pueden aparecer en el arroz o la harina. Si parece que el arroz se mueva solo… ¡Tíralo ya!

  • Azúcar

Si se conserva en un contenedor cerrado, sin contacto con el aire exterior, el azúcar se mantiene en buen estado indefinidamente.

En definitiva, la razón por la que existe la fecha de consumo preferente responde a razones comerciales, con el fin de mantener unos estándares de calidad y poder cambiar el stock más rápidamente. Así que la próxima vez que encuentres un bote lleno de polvo al final de tu despensa, ¡ábrelo, úsalo y te sentirás bien! Porque #LaComidaNoSeTira. Cuéntanos tu experiencia en nuestras redes sociales.

Samuel Asenjo
Design & Social Media Manager

¡Únete a la revolución!

¡Empieza a salvar comida hoy mismo!
Descarga gratis la app...

App Store
Google Play