Para luchar contra el Cambio Climático, cuida tu dieta

Es posible que ya conozcas los beneficios que tiene para la salud una dieta basada mayormente en vegetales, pero hay otro gran beneficio a tener en cuenta: Consumiendo mayor cantidad de productos vegetales en vez de animales puedes salvar el planeta. Tus hábitos diarios si tienen un impacto significativo, y en este post te contamos cómo puedes luchar contra el Cambio Climático según los alimentos que comas.

El impacto de la comida

Las actividades necesarias para la producción de alimentos como la agricultura, uso forestal y otros usos del suelo son responsables de un 25% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Según el tipo de producción requerida las emisiones varían, de tal manera que dependiendo de los alimentos que incluya una dieta, unas se consideran más “emisoras” que otras. Así, las dietas basadas mayormente o totalmente en vegetales tienen menor huella de carbono que las basadas en una mayor cantidad de productos animales. Aquí puedes ver el impacto de cada dieta según las toneladas de CO2 equivalente emitidas por persona:


Los productos animales, mayores contribuidores

Como se puede ver, cuanta mayor cantidad de carne hay en una dieta, mayor es su impacto medioambiental. Un 78% de las emisiones derivadas de la agricultura provienen de la producción animal, y tan solo el ganado representa el 14% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero.. Parece poco, pero es lo mismo que representan todas las emisiones de los medios de transporte (aviones, coches, trenes…) juntos.

Hay varias razones para estos números tan elevados. A parte de las emisiones relacionadas con los procesos industriales, están por un lado los recursos necesarios para alimentar a todos los animales. Para producir esas grandes cantidades de alimento se necesita espacio de cultivo, energía, agua, fertilizantes… que conlleva a la deforestación de bosques y destrucción de praderas buscando espacio. Por otro lado, animales como las vacas emiten metano en sus procesos digestivos, un gas de efecto invernadero muy contaminante que hace que otros animales que no lo emiten tengan menor impacto como el cerdo o el pollo, que además no necesitan pasto ni tanto alimento.

La Dieta Climática

También conocida como la dieta flexible (flexitarian), reconoce que el problema de nuestra dieta general es que comemos demasiada carne (sobre todo carne roja), pero no hace falta eliminarla del todo para reducir nuestro impacto. Esta nueva dieta se basa en la huella de carbono de cada alimento, y es considerada apta para todos al ser la menos estricta, pero sana y con un impacto considerablemente menor en el planeta.

Seguir la dieta “flexitarian”, como su nombre indica, es seguir una dieta flexible basada mayormente en legumbres y vegetales, los alimentos con menor huella de carbono, pero también consumiendo carne ocasionalmente, en menor medida, al ser tener mayor huella de carbono. Aquí te ayudamos ilustrando los alimentos que más contribuyen al cambio climático, siendo de origen animal los mayores emisores como el cordero, vacuno, queso y cerdo:

Fuente: Business Insider

Si lo de “flexitarian” te suena raro, no te preocupes, porque la dieta mediterránea tradicional tiene un impacto muy parecido. Recientes estudios confirman que la dieta mediterránea, mayormente basada en verduras, legumbres, frutas y cantidades moderadas de productos animales (donde la carne roja se tomaría una vez al mes), es de las más sostenibles. La dieta mediterránea podría reducir hasta un 15% el calentamiento global.

Ahora sabes que los alimentos que consumes tienen un gran impacto en el planeta, y elegir aquellos con menores emisiones contribuyen notablemente a la lucha contra el Cambio Climático. Como consumidor, puedes impulsar la demanda de productos sostenibles e inspirar a tu entorno. Y hablando de inspiración, si lo necesitas te dejamos más información sobre este tipo de dietas aquí.

Recuerda que cuidar tu dieta no es lo único que puedes hacer para reducir las emisiones contaminantes. Evitar el desperdicio de alimentos también contribuye a la reducción de gases de efecto invernadero, derivadas de la producción y fin de vida de los mismos. Ya sabes, conviértete en un waste warrior y ¡salva comida con Too Good To Go!

Carmen Huidobro
Marketing Assistant

¡Únete a la revolución!

¡Empieza a salvar comida hoy mismo!
Descarga gratis la app...

App Store
Google Play