No te dejes engañar: las claves del etiquetado por el Día Mundial de la Salud

Este domingo 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud (World Health Day), y en Too Good To Go queremos celebrar este día hablando sobre el etiquetado de productos, clave para identificar si un producto es realmente bueno para nuestra salud. Si quieres comer sano de verdad, echa un ojo a este post para no equivocarte.

Imagina que estás en el súper y te acercas a un nuevo producto que, a simple vista, parece de lo más “healthy”. Sin embargo, una vez que lees atentamente el etiquetado ya no lo es tanto. Muchas veces parece que un producto posee cualidades que en realidad no tiene, simplemente por cómo luce o textos confusos. La clave para no dejarnos llevar por la primera impresión es mirar atentamente su etiquetado, donde se indica realmente las características del mismo.

El orden de los ingredientes

Según la legislación, el orden de ingredientes debe aparecer según la proporción contenida en el producto, de más abundante a menos. Si compras un brick de bebida de avena, por ejemplo, y esta se encuentra de los últimos ingredientes (o incluso el último), realmente tiene prácticamente de todo menos avena. Así mismo, comparando dos tipos de bebidas de avena, el que la contenga en una posición más alta de la lista será el que más avena contenga.

Los aditivos

No todos son malos. Aquellos E- (E385, E223…) que podemos encontrar en la lista de ingredientes han sido aprobados por la Agencia de Seguridad Alimentaria Europea y no deberían echarnos para atrás. Por el contrario, si encontramos una larga lista de aromas, potenciadores de sabor y otros componentes químicos, probablemente se trate de un producto ultra procesado y poco saludable.

El azúcar y la sal

El azúcar es uno de los componentes con mayor dificultad para identificar su cantidad. En el etiquetado, aparece la proporción de azúcar por cada gramo o mililitro de producto, por lo que tendrás que multiplicar por la cantidad total para saber cuánto azúcar contiene realmente. Fíjate también en los otros nombres que se le da al azúcar para no caer en la trampa: miel, fructosa, jarabe de maíz, sirope de arce, sirope de ágave… simplemente otra manera de decir que lleva azúcar.

La sal aparece al final de la tabla nutricional. La cantidad diaria recomendada según el Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 5 gramos al día. Además, el Ministerio de Sanidad indica que un alimento tiene mucha sal si supera los 1,25g por cada 100g de producto. 


Las grasas

La cantidad total de grasa no nos dice si el producto es saludable o no. Por ejemplo, los frutos secos son altos en grasa pero son muy beneficiosos para salud. Así que para saber si un producto es realmente sano, hay que fijarse en el porcentaje de grasas saturadas. No todas las grasas saturadas son dañinas, pero el Ministerio de Sanidad no recomienda tomar más de 7 gramos diarios. Por otro lado, en España no se obliga a indicar el porcentaje de grasas trans, las menos saludables de todas, pero es posible identificarlas ya que todas las grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas, son trans.

El aceite de palma

Es dañino para el medio ambiente y para tu salud. La alta cantidad de grasas saturadas y el ácido palmítico, característico del aceite de palma y de las peores grasas saturadas, es la razón del problema. Pero todavía hay más. La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) publicó en 2017 un informe sobre los contaminantes presentes en los aceites vegetales, como es el aceite de palma, que aparecen debido a su procesado y tratamiento a altas temperaturas. 

Entre ellos, podemos encontrar compuestos potencialmente carcinogénicos. Es difícil encontrarlo fuera de los alimentos procesados, pero mirando el etiquetado podrás ver si el producto contiene o no contiene aceite de palma. Para ayudar a los consumidores, el blog Carro de Combate publicó una lista de productos y marcas que contienen aceite de palma junto con los nombres alternativos para reconocerlo.

Ahora sabes que para cuidar tu salud debes cuidar los alimentos que compres. Fijándote en su etiquetado, ya tienes todas las claves para identificar bien los ingredientes y no dejarte confundir por reclamos engañosos. ¡Somos lo que comemos! Y recuerda, #lacomidanosetira.

Carmen Huidobro
Marketing Assistant

¡Únete a la revolución!

¡Empieza a salvar comida hoy mismo!
Descarga gratis la app...

App Store
Google Play