La moda que lucha contra el desperdicio por la supervivencia del planeta

Los residuos que generamos tienen mayor vida de la que imaginas. Darle la vuelta a lo que consideramos ”desperdicio” y encontrar su valor escondido en nuevos usos más allá del vertedero es clave para reducir el consumo de recursos naturales y nuestro impacto en el planeta.

La industria de la moda, de las industrias que genera mayores residuos, se ha dado cuenta de los impactos y beneficios que tiene repensar nuestros residuos, y hoy en día es posible encontrar numerosas iniciativas usando desde botellas de plástico hasta restos de fruta. Hemos recopilado las más interesantes y novedosas nacionales e internacionales para inspirar y crear conciencia sobre el valor de lo que consumimos.

Del mar a tu armario: reutilizar para evitar el impacto en el medio marino

Muchos desperdicios desde botellas de plástico a neumáticos acaban en el mar, suponiendo un gran problema para el ecosistema marino. Varias marcas tratan de reutilizar y reciclar este tipo de productos para darles una nueva vida y reducir su impacto.

Ecoalf, la marca de moda española pionera en este ámbito, comenzó en 2009 tras la frustración de su presidente y fundador, Javier Goyeneche, “por el uso excesivo de los recursos naturales del mundo y la cantidad de residuos producidos”. Desde entonces, crean todo tipo de ropa con tejidos a partir de redes de pesca, botellas de plástico e incluso posos de café. También tienen complementos como chanclas de neumáticos reciclados o las nuevas “ocean waste sneakers”, compuestas por algas y tejido reciclado de botellas de plástico. Han colaborado con grandes marcas y referentes en el mundo de la moda, y en proyectos por la conservación de océanos y el futuro del planeta.

Fuente: Ecoalf

También encontramos nuevas marcas españolas que siguen el ejemplo de Ecoalf como Parafina, una firma marca de gafas de sol, ópticas y presbicia bajo el lema “see beyond trash” (mira más allá de la basura). Utilizan materiales 100% reciclados como plástico PET, aluminio o restos de neumáticos, e incluso van más allá con materiales naturales biodegradables como el bambú o el corcho. Además, donan un 5% de cada compra a su proyecto social de acceso a la educación para niños en Paraguay.

Fuente: Parafina


“Food waste fashion” : Aprovechando la comida al máximo

En el ámbito internacional también encontramos iniciativas que, además de dar un nuevo uso a los desperdicios, dan un paso más allá y exploran maneras de crear ropa totalmente biodegradable a partir de fibra textil hecha por restos de alimentos.

Ananas Anam, fundada por la española Carmen Hinojosa, rescata los excedentes de la producción de piña en Filipinas, las hojas, y las transforma en una nueva fibra textil llamada Piñatex, una “piel alternativa" para bolsos, zapatos e incluso muebles. Además, contribuye al desarrollo de la comunidad filipina.

Fuente: Ananas Anam

¿Habías pensado alguna vez que tu desayuno podría encontrarse en la ropa que vistes? Orange Fiber es la marca que da una nueva vida a los restos de frutas utilizadas para zumo, transformando estos cítricos en fibras de alta gama. Crearon su primera colección en 2017 y recogen los restos de la producción de zumos cítricos industriales en Italia. Por otro lado, Singtex viene de Taiwán creando una línea de ropa deportiva con fibras hechas tostando granos de café llamada Scafé, que no sólo absorbe mejor el olor si no que impide la incidencia de los rayos UV en tu piel.

Fuente: Singtex.

Como ves, dar una vuelta a lo que consideramos residuo puede llevar a grandes innovaciones y contribuciones a favor del medioambiente. Muchos desperdicios esconden nuevas oportunidades no sólo para crear nuevos negocios y oportunidades económicas, sino también nuevas formas de consumo necesarias para un desarrollo sostenible.

Carmen Huidobro

¡Únete a la revolución!

¡Empieza a salvar comida hoy mismo!
Descarga gratis la app...

App StoreGoogle Play