Entrevista Completa con José Miguel Herrero (Ministerio de Agricultura)

En el primer episodio de la nueva temporada de nuestro #PodcastComestibles, entrevistamos a José Miguel Herrero, Director General de la Industria Alimentaria en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Hablamos sobre las estrategias del gobierno español para abordar el desperdicio de alimentos en España, sobre cómo volver a poner en valor esos alimentos y descubrimos también su faceta como creador del Club foodie Nunca Comas Solo (@nuncacomasssolo), ¡donde la comida y las sorpresas siempre están presentes!

Por si aún no lo has visto, te dejamos con el episodio del vídeo-podcast completo en nuestro canal de Youtube o, si lo prefieres, puedes escucharlo en las plataformas de Spotify, iVoox e Itunes.

A continuación te dejamos con la entrevista completa:

"Bienvenidos a Comestibles, el podcast de referencia sobre consumo sostenible. Nos hace mucha ilusión presentaros esta segunda temporada. Para los que seáis nuevos por aquí, somos Marta y Oriol y nos gustaría que volvierais a ver los seis episodios de la primera temporada, donde hablamos con Marc Coloma sobre carne vegetal, ¡o sobre cómo vamos a alimentarnos en 2050!

La primera temporada fue increíble pero esta temporada viene cargada de novedades, queremos ofreceros material distinto, de actualidad. Empezamos con un invitado muy especial, hoy tenemos aquí a José Miguel Herrero, Director General de la Director General de la Industria Alimentaria en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Se define como foodie, curioso, amante de los retos. Tiene más de 15 años de experiencia impulsando y liderando el sector agroalimentario y la transformación que está sufriendo. Además de ser un buen amigo y cercano a Too Good To Go, es una de las personas que está liderando dentro del Ministerio, todo el trabajo sobre el desperdicio de alimentos.

Gracias por venir José Miguel. Bienvenido a Comestibles!

Muchas gracias es un placer estar aquí.

Queremos empezar con una pregunta diferente. ¿Cómo es la nevera de José Miguel? ¿Cuáles son aquellos alimentos que quizás se te resisten y terminan desperdiciándose, o los últimos que tienes en tu nevera?

Mira, yo desperdicio muy poco, ya que como muy poco en casa. Así como tengo el nick en mi redes sociales: @nuncacomasssolo, yo realmente siempre estoy descubriendo nuevos conceptos de gastronomía. Me gusta mucho estar fuera de casa y compartir esos momentos con otras personas. Entonces, mi nevera es una nevera muy ajustada. En el momento del desayuno, el cual es muy importante para mí, siempre tengo leche fresca. La tengo calculada. Como vivo solo, ya tengo en mente que voy a consumir 3 litros más o menos a la semana, los cuáles compro semanalmente, siempre pendiente de la fecha de caducidad. También me gusta mucho tomar bollería, por lo que la tengo congelada, y saco lo justo para el desayuno. 

Hablas mucho en redes del hashtag #AmoElDesayuno. Ahora justo nos hablabas de ello, ¿por qué ese #AmoElDesayuno?

Pues a mí el desayuno me parece que es uno de los mejores momentos del día. Quizás porque lo hago solo, como siempre estoy con tanta gente, es mi momento de planificación. Me sirve para conectarme conmigo mismo, y empezar un poco a consumir esa energía. Para mí es básica la energía que nos da el desayuno, para que podamos enfrentarnos al día como un folio en blanco.

Estabas comentando que se trata de un momento para poder llenarte de energía. Cuéntanos un poco más como es tu día a día. ¿Cómo es el día de un Director General de la Industria Alimentaria?

Es un día intenso, siempre lo son. Tenemos bastantes reuniones en el Ministerio, nos gusta mucho trabajar en equipo. Tengo un equipo de 5 subdirectores que trabajan en los temas relacionados en la alimentación. Nos reunimos frecuentemente para planificarnos. Luego también, se trata de una Dirección General que está muy en contacto con el sector agroalimentario. 
Es un día repleto de reuniones y temas muy diversos, también hay que tener una agilidad mental muy grande. Precisamente, ahora vengo de una reunión con el sector del aceite de oliva, porque estamos trabajando en una nueva norma de calidad, para que el aceite de oliva tenga una serie de requisitos. Podamos prevenir el fraude y ofrecer la seguridad al consumidor que está comprando lo que pone en las etiquetas. 
El año pasado, también, hicimos una norma que fue muy popular la del pan. Donde definimos qué requisitos debe tener un pan de masa madre. Para ello, hay que reunirse mucho con el sector para ver distintos puntos de vista, ver qué opinan todos ellos y encontrar un punto de equilibrio pensando qué es lo mejor para ellos y para todos los consumidores. 

¿Cómo consigues durante el día cambiar de tema tan rápido? ¿Cómo consigues esa transición?

Yo soy una persona que me encanta la actividad, si siempre estuviera en un único tema, me aburriría. Lo encuentro intelectualmente muy atractivo, el ejercicio de poder cambiar de tema un tema a otro frecuentemente. Soy muy amante de subir todo lo que hago en las redes, y muchas veces se cansan de tanta actividad. ese reto intelectual de aprender de los demás, escuchándolos. Es muy importante para mí.

¿En qué primer momento crees que empieza a coger fuerza dentro del Ministerio el tema del desperdicio de alimentos? ¿Cuáles son los orígenes?

Yo soy director desde hace más de un año y medio. En mis 18 años de experiencia en el Ministerio, siempre he estado vinculado a la alimentación. En el año 2011, 2012, se hizo una comunicación por parte de la FAO. A partir de allí el ministerio tuvo sensibilidad para coger ese tema y analizarlo para poder sensibilizar a los ciudadanos y mejorar la eficiencia en la cadena de producción. 
Se hizo una estrategia en el año 2012, más alimento menos desperdicio. esa estrategia se dio voz a todos los actores del ámbito alimentario, desde los productores a los consumidores. 
Luego, estuve 4 años y medio fuera de la dirección, en otro tema. Cuando volví como director en junio de 2018, me marqué como prioridad el tema del desperdicio de alimentos. En este año y medio, sobretodo, hemos medido cuál es la cantidad de alimentos que se tiran por parte de los españoles, y trabajando en campañas institucionales en grandes medios para la sensibilización. Concienciar sobre la importancia. 
Yo siempre digo que tirar alimentos es tirar el planeta y el dinero a la basura. Uno de los retos que tenemos es el de volver a dar valor a los alimentos. Creo que tiramos lo que no valoramos y por eso hay que devolverle el valor que se ha perdido en los últimos años a los alimentos.

Surgen muchísimas preguntas en esto que nos has comentado. Por un lado, ¿podemos profundizar un poco más en cómo vais a acercar a la población esta estrategia que tenéis? Al final lo importante es por un lado tener la visión y por otro, cómo involucrar a los diferentes agentes en su día a día.

Lo primero es medir, saber dónde se está produciendo el desperdicio y qué es lo que se está tirando. Dependiendo en los eslabones de la cadena, usamos distintas estrategias. 
Me preguntas por los ciudadanos. Lo primero es sensibilizarlos, que tomen conciencia de lo que se está tirando, de que hay un problema. A partir de allí, podemos explicarles las diferencias entre fechas de consumo preferente y fechas de caducidad, cómo colocar los diferentes alimentos en la despensa o en la nevera en función de sus hábitos de consumo...
Yo por ejemplo al pasar mucho tiempo fuera de casa, mis hábitos de compra van ligados a mis hábitos de consumo. Hay que planificar las compras para evitar el desperdicio, hacerlo con lógica. 
Hay varias estrategias para cada uno de los actores, como te comentaba. El sistema tiene que funcionar y para ello tienen que implicarse todos. No hay que buscar culpables, eso no nos gusta. Es un problema de todos en el que todos tenemos la solución. 
Pero lo más importante, sobretodo, es ser conscientes de que tenemos un problema con el desperdicio de alimentos.

Me parece muy buen punto, sobretodo has dicho cosas muy interesantes. Me he quedado con una de ellas, el tema del consumo preferente, algo que Too Good To Go, incluso en otros países, ya ha estado trabajando. Es algo que también queremos ver aquí en España. ¿Cómo crees que se relaciona la valorización de los alimentos, con el precio de los productos? Si el precio de algunos productos baja, ¿es más probable que alguien lo desperdicie ya que no lo valora?

Sí y no, a ver. Se trata de una reflexión que hago algunas veces. Si que es verdad que los precios de algunos alimentos, por un lado, son precios bajos. Por ejemplo el precio de una manzana, es más barato que un reloj. Pero también es cierto, que hay cosas que no tiene valor en precio, como un bolígrafo, que a lo mejor nos lo han regalado, y nos cuesta tirarlo. Ya que le atribuimos un valor emocional. 
Hay una relación con el precio, pero también hay otros componentes que son emocionales y subjetivos. Hay un acto reflejo en los alimentos en el que no los valoramos, por eso los tiramos.

Quizás hay que volver a conectar con la parte emocional de la población, ¿no? Parece mentira que amemos la comida y ahora, con este movimiento foodie que hay, que hasta ahorramos para ir a un restaurante concreto, y luego, sin embargo, ese valor que le hemos dado a la comida, se contradice en acciones de nuestro día a día. 

Sí, creo que hay que llevar a la mesa otra reflexión. Lo que está pasando en la sociedad. Tenemos a los agricultores, a los ganaderos, reclamando precios más justos y dignos por lo que producen. Esto, está muy ligado al valor de los alimentos. Desde el Ministerio, somos conscientes de la problemática que tienen esos agricultores y se está trabajando para buscar soluciones. 
Pero lo que queremos es poner en valor a los alimentos. ¿Cómo? Explicando que cuando vamos al lineal de un supermercado, o a comprar en una pescadería o frutería, no se trata de un producto como un ladrillo, es decir, no se ha producido en una fábrica. Viene directamente desde la granja, la Unión Europea ya está trabajando en una estrategia que se llama 'De la granja al tenedor'. Viene a dar valor a todos los procesos que hay desde que el agricultor o ganadero siembra una semilla hasta que llega transformada, en harina, trigo, y luego en una barra de pan. 
Para esos agricultores que reclaman en las calles que se paga poco, es que está todo relacionado. Si el consumidor valora más lo que está comprando y lo que además conoce, desde luego, esa rentabilidad y esos precios van a ir cambiando. 
Luego, estamos hablando del movimiento foodie, o el movimiento que los consumidores tienen apetencia por la gastronomía, por probar y transformar productos nuevos. Hoy que estamos aquí en una cocina, estamos viendo que volvemos a cocinar en casa, a querer recuperar recetas.
El otro día estaba hablando con unas personas que hacen un trabajo de recuperación de recetarios, Gabriela y Cristina. Están intentando recuperar recetarios populares que están en mercadillos, en anticuarios, y los están digitalizando. Creo que es una extraordinaria fuente de información, de cómo comprábamos antes, y de cómo cocinábamos. Esto surge debido a que nos apetece volver a descubrir historias, volver a reproducir las recetas y compartirlas. Cocinamos porque queremos compartirlo con otras personas, y es que en la cocina tenemos un factor social muy importante.
Si hablamos de algunos datos de desperdicio, vemos que los consumidores de hoy en día, son ciudadanos contradictorios. Siempre me gusta decirlo. A lo mejor ese ciudadano busca un menú del día a 10€, pero luego se gastará más dinero en sus vacaciones al querer ir a un hotel de 5 estrellas. 
Se compra un teléfono de última generación, pero busca una oferta para encontrar el producto más barato para encontrar el mejor precio de harina o azúcar.

Hablando de consumidores, hemos salido a la calle y hemos preguntado a varias personas qué opinaban sobre el desperdicio de alimentos. ¿Te parece si te lo enseñamos?

  1. Si juntáramos el peso de toda la comida que desperdiciamos en España anualmente en Titanics, ¿cuántos Titanics crees que tiramos a la basura?  Unos cinco por lo menos. Tenemos 80 Titanics, 120 y 190 Titanics. ¡Wow! Yo creo que 120. Voy a tirar a 120. Yo iría a más, a 190, al máximo. Correcto, lamentablemente España es el séptimo país en desperdicio de alimentos.
  2. ¿Cuánto dinero gasta de media cada hogar español, teniendo en cuenta que un hogar está formado por una persona y media, en comida que acabará en la basura? 250€, 745€ y 625€. Yo creo que 250€. Pienso que mínimo 475€. Yo voy a tirar por lo alto, 625€. Correcto, gastamos aproximadamente 625€ anuales en cada hogar español, en comida que terminará siendo desperdiciada.

Muy interesante. Creo que hay una reflexión a hacer y es que en este vídeo, veíamos sobretodo a millenials. Cuéntanos más, los millenials y el desperdicio.

Nosotros para analizar, tenemos a 12 mil hogares representativos de toda la población española, para ver quién desperdicia más y quién menos. 
Entonces, nos llamó la atención que los menores de 35 años, especialmente cuanto más jóvenes, más desperdician, vimos que los millenials son los que más desperdician alimentos. La contradicción es que los millenials son los ciudadanos españoles más concienciados en problemas medioambientales. 
El millenial no conoce cómo se producen los alimentos ni el trabajo detrás, entonces no asocia que desperdiciar alimentos, perjudica el planeta. Para producir un kilo de alimentos, se utilizan recursos, en forma de productos y también recursos energètocps. so no se consumen, se han desperdiciado.

Nos pasa incluso a nosotros. La mayoría de nuestros usuarios son millenials en Too Good To Go. Por un lado, vemos que están concienciados, pero por otro lado, son los que más comida desperdician. Si nadie se va de su casa con las luces encendidas, porqué por otro lado, tira comida. 

Luego también, hay que tener en cuenta que al vivir en ciudades, no pensamos en esas zonas rurales, en las cuales se tiran menos alimentos, ya que conocen más lo que implica producir alimentos. El estilo de vida también influye. 

Cuando hablamos de Too Good To Go, vemos muchas similitudes con tu Club Foodie Nunca Comas Solo. ¿Nos podrías contar un poco más para aquellos que aún no lo conocen?

Es para esas personas amantes de la gastronomía, de la aventura y el riesgo, las cuáles se enfrentan en un mundo digital, para pasar un rato juntos, con gente que quizás no conocen, en un espacio analógico. La filosofía la creo después de leer el libro 'Nunca Comas Solo, se trata de un libro de networking. Cuando conozco a alguien y le admiro, me parece injusto quedarme yo solo con ese conocimiento. Por eso pensé en juntar a personas que admiro para que se conozcan entre ellas. Todas las semanas organizo una cena con gente que yo conozco y hago una mezcla de personalidades que creo que puede funcionar entre los invitados. Ha habido más de 230 cenas y surgen flujos de energía y admiraciones muy interesantes. Este es un poco el espíritu del club. La gastronomía como vehículo para conocer a personas con historias extraordinarias. 

Esas similitudes con Too Good To Go, vienen de esa magia, de esa sorpresa al no conocer a los invitados. Pasa lo mismo cuando salvas un pack sorpresa de comida en la app, no sabes cuál será su contenido.

Exacto, al final, lo que buscamos en esta aventura es vivir experiencias y salir de la monotonía. El hecho de no saber qué hay dentro de un pack, hay personas que les llamará la atención al ver que cada pack sorpresa es distinto. A mí, por ejemplo, me gusta mucho romper la rutina. A la gente que le gusta las sorpresas, se lo pasa muy bien.

Ambos usamos Instagram, @TooGoodToGo.es, y tu pefil @NuncaComasSolo. ¿Cómo crees que las redes dan mayor visibilidad a todo lo que haces?

Dentro de las redes sociales, tenemos distintas maneras de comunicarnos. Hay una transformación en los valores en la sociedad, la transparencia es un valor fundamental y mediante las redes. Una red que no es honesta, tiene un contenido muy corto. Estoy en contra del postureo y de inculcar lo que no eres. La autenticidad es un valor nuevo en esta sociedad y se valora muchísimo.

Necesitamos ser transparentes con la problemática y con las soluciones que ofrecemos a los ciudadanos y nosotros, por ejemplo, a nuestro público.

Sí, al final somos personas más visibles y se nos conoce más. Tenemos que impulsar el cambio y la lucha contra el desperdicio, consiguiendo más. Como un ejercito que busca más soldados que combatan el desperdicio del alimentos. 

Esa colaboración del ODS17, que buscamos colaborar con instituciones, por ejemplo, para que conecten con los distintos actores con misiones similares, ¿no crees?

Lo importante de las instituciones es que sean por y para los ciudadanos, si no conectan con las instituciones, tenemos un problema. Ese acercamiento y esa implicación en la sociedad, es muy importante. 

Te voy a pedir un último asunto más serio, y luego nuestras #PreguntasWasteWarriors, que es como se denomina el ejército de usuarios de Too Good To Go. Leyes sobre desperdicio en España o regulaciones, ¿cómo ves el panorama?

Es una asignatura pendiente, por que hay Comunidades Autónomas que están haciendo regulaciones en sus ámbitos y a nivel de Estado debe existir una regulación que pueda armonizar las normativas dispersas y de un marco regulatorio general porqué es un tema muy importante.

Vamos allá, las #PreguntasWasteWarrior:

  • Cuando no estás combatiendo el desperdicio de alimentos, ¿cuál es tu pasión? La gastronomía.
  • ¿Cuál es tu mayor desastre en la cocina? Cuando cocino alimentos fritos, ¡porque siempre lo pongo todo perdido de aceite!
  • Si solo pudieras comer un alimento para el resto de tu vida, ¿cuál sería? La berenjena, ¡me encanta la berenjena! La verdad es que me encantan las berenjenas de todas las maneras: asadas, hervidas o fritas... ¡Me encantan!

Ha sido un placer tenerte aquí, que nos acerques un poco más tus dos facetas de tu día a día. ¡Muchas gracias! Y a nuestros oyentes o personas que nos están viendo, os animamos a que os suscribáis a nuestro canal de Youtube, o plataforma habitual donde nos escuchéis. 

No os perdáis los episodios que saldrán pronto. Seguimos con las novedades, Podcast Comestibles, temporada 2: ¡a por todas!

Gisela Casanovas
Social Media & Content

¡Únete a la revolución!

¡Empieza a salvar comida hoy mismo!
Descarga gratis la app...

App Store
Google Play