¿Cómo reducir el consumo de agua en botellas de plástico?

El consumo de plástico actual es uno de los mayores problemas ambientales y sociales a los que nos enfrentamos. Solo en España se estima que se vierten alrededor de 126 toneladas diarias de plástico al Mediterráneo. Aunque cada vez somos más conscientes y demandamos un cambio, buscando nuevas soluciones y alternativas, hay determinadas cosas del día a día en las que es muy difícil evitar el plástico. Un ejemplo es el agua. Hay muchas ciudades en las que el agua del grifo no tiene el mejor sabor del mundo y es más, según un estudio de la asociación de periodistas ‘Orb Media’, el 83% del agua del grifo está contaminada de microplásticos. Por esta razón, muchos se ven obligados a beber agua embotellada en plástico. Y esto supone un impacto ambiental enorme. Por suerte, poco a poco comienzan a surgir nuevas iniciativas que nos proponen una solución a este problema y que podamos filtrar el agua de nuestras casas. De esta forma reducimos nuestra huella plástica y bebemos agua mucho más saludable. Nosotros hemos probado una de estas soluciones y ahora queremos compartir la experiencia con vosotros.

A pesar de que el plástico es mundialmente empleado gracias a sus grandes propiedades materiales (resistencia mecánica, buenas compresiones, buen conservante…), su uso extremo y escaso reciclado ha llegado a tales niveles que supone una amenaza para la biodiversidad y nuestra salud. Esta semana hemos probado en la oficina de Barcelona la propuesta de TAPP Water, una empresa que declara la guerra a las botellas de plástico.

TAPP Water ha desarrollado unos filtros de agua, fabricados con el mínimo impacto ambiental, para colocar en aquellas zonas donde el agua del grifo deja mucho que desear. No es de extrañar que la idea surgiese hace tres años en Barcelona, donde muchos ciudadanos consumen agua embotellada debido al sabor poco agradable del agua del grifo, algo que ocurre en otras muchas ciudades. Además, este filtro evita el paso de posibles impurezas, metales pesados e incluso microplásticos que puedan colarse por nuestro grifo, haciendo el agua aún más saludable.

Nos ha sorprendido lo fácil que es de instalar y que además cuenta con una palanquita para escoger cuándo utilizar el filtro y por ejemplo no fregar los platos con agua filtrada. Pero algo que nos gustó mucho es que se trata del primer filtro con cartuchos biodegradables, formado por caucho, plástico PLA biodegradable y un bloque 100% natural de carbón activado a base de cáscaras de coco y, además, todo el filtro es 100% reciclable.

Este filtro cuenta también con un sistema de Bluetooth incorporado para conectar nuestro móvil y gracias a la app MyTAPP, podemos saber el estado real de nuestro filtro y obtener información sobre el ahorro económico y nuestro impacto medioambiental, como la reducción de plástico o nuestra huella de carbono. En nuestro caso, tras utilizarlo durante dos semanas en la oficina de Barcelona ya hemos conseguido ahorrar 16 euros y, si seguimos así, en un año conseguiremos ahorrar más de 189 euros y más de 512 botellas de plástico, además de evitar las emisiones de más de 876.000 kilos de CO2.

Sin duda, nos gustan todas estas iniciativas que, como en nuestro caso, muestran su compromiso por el medio ambiente y plantean soluciones a necesidades tan cotidianas como la de beber agua y a la vez nos permite reducir la huella ambiental y avanzar hacia un consumo más responsable con nuestro planeta. 

Carmen Huidobro
Marketing Assistant

¡Únete a la revolución!

¡Empieza a salvar comida hoy mismo!
Descarga gratis la app...

App Store
Google Play