5 cosas que no sabías de las legumbres

¿Sabías que 16.196.174 kilos de legumbres son desperdiciadas? Según el último informe del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sobre el desperdicio de alimentos en los hogares españoles de 2018, las legumbres conforman el 1,2% del total de comida desperdiciada 😱

Por si no conocías estos datos, las legumbres, además de ser ricas en nutrientes son buenas para el medioambiente 🌍 Forman parte nuestra de cultura alimentaria y son parte importante de la dieta mediterránea habitual. 

Hoy día mundial de las legumbres te contamos todo lo que debes saber sobre ellas. 🌾

Almacenamiento y conservación

¿Sabías que se pueden almacenar durante seis meses sin perder su valor nutricional? De ese modo aumentan la disponibilidad de más alimentos. Si se almacenan protegidas de la luz y la humedad, en un ambiente fresco y seco, podrán ser conservadas hasta un año. Las legumbres que estén envasadas se conservan mejor en su envoltorio, en cambio, en caso de comprarlas "a granel", lo mejor es conservarlas en un recipiente hermético.

Biodiversidad y cambio climático: ¿cómo afectan a la sostenibilidad?

Su cultivo es intercalado, hecho que aumenta la resiliencia y la sostenibilidad de la explotación agrícola. Intercalar el cultivo con las legumbres incrementará además la biodiversidad vegetal. Se mejorará la fertilidad del suelo y se alargará la productividad de dichas tierras. Las legumbres también son buenas para la creación de microorganismos, además de fomentar la agricultura sostenible y la protección del suelo, su producción requiere poca agua en comparación con otros alimentos ricos en proteínas. Su reducido consumo las convierte en la mejor opción de aquellas regiones más secas. Lo mejor, es que no dependen de fertilizantes sintéticos. Ayudan a reducir la huella de CO2 y las emulsiones de gases contaminantes. 

Son un súper alimento muy poderoso

Aunque no lo parezca, tienen un alto contenido nutricional. Son una gran fuente de proteínas, ofreciendo el doble que el trigo y el triple que el arroz. Tampoco tienen colesterol y aportan un bajo contenido en grasa. Además, no contienen gluten, por lo que son un ingrediente esencial en esas dietas. Su alto contenido en hierro las convierte en un alimento muy beneficioso para la salud.

Los guisantes y los cacahuetes también son legumbres

Tanto los guisantes como los cacahuetes están emparentados y pertenecen a la familia de las legumbres. Ambos son frutos que crecen dentro de una vaina. Como la composición nutricional del cacahuete es más parecida a un fruto seco, es fácil confundirse. Ya que además, se suelen consumir fritos o tostados como un snack. Los guisantes, en cambio, muchas veces son considerados como una verdura ya que se cocinan frescos, aunque en países asiáticos existen distintas variedades que se parecen más a las legumbres.

Consejos para cocinarlas

Antes de cocinarlas intenta dejarlas en remojo un mínimo de 12 horas. Parece mucho tiempo, pero si lo haces por la noche, ¡el tiempo pasará volando! Así se pueden evitar esas digestiones pesadas provocadas por estos alimentos. Por la mañana intenta cambiar el agua por agua hirviendo, así el remojo será más efectivo.

Cuando hagas tus recetas, acuérdate que los cereales y legumbres se complementan, si los mezclas en tus recetas conseguirás un importante aporte de proteínas completas. También puedes crear con ellas recetas llenas de vitaminas añadiendo espinacas, ricas en vitaminas A, C y K, muy importantes para la salud.

Gisela Casanovas
Social Media & Content

¡Únete a la revolución!

¡Empieza a salvar comida hoy mismo!
Descarga gratis la app...

App Store
Google Play